sábado, 13 de noviembre de 2010

Pronto se estrena "Corsino, by Cole Kivlin," documental de Luis Argeo

Nunca he estado en Asturias, pero cuando pienso en este lugar, siempre pienso en mi profesora de español de instituto que insistía, a diferencia de los otros profesores, que aprendiéramos el vosotros y que pronunciáramos las palabras imitando el acento español. Ella nació en Gijón, y   de niña vino a Estados Unidos con sus padres que se asentaron en Pittsburgh, una ciudad minera de Pensilvania a unas 2 horas de donde me crié.

Como me interesan las conexiones inexploradas entre Estados Unidos y España, siempre me llama la atención cualquier noticia que va más allá de la política de guerra o de la crisis económica. Así que cuando me enteré, hace unos meses, del documental de Luis Argeo, Corsino, by Cole Kivlin, sabía que tendría que verlo (espero que un día también salga por aquí).

Luis Argeo es el director de AsturianUS (2006), un documental fascinante sobre los inmigrantes asturianos en West Virginia. Se puede ver el filme íntegro aquí, con subtítulos en español. Ahora vuelve el director con Corsino, by Cole Kivlin, un documental que se estrena en unos días en el Festival Internacional de Cine de Gijón. La sinopsis es la siguiente, escrita por el festival:
Cole Kivlin, ciudadano de Texas, trincha el pavo en la comida del Día de Acción de Gracias junto a su familia. Pero Cole Kivlin, en 1937, tenía otro nombre: Corsino Fernández. Así era como se llamaba cuando dejó Asturias siendo un niño, en medio del fragor de la Guerra Civil. Hoy, Cole Kivlin quiere seguir siendo Corsino, y quiere recuperar la memoria de su tierra, enterrada en las nieves del tiempo. En Corsino, by Cole Kivlin, acompañaremos en este viaje, físico y mental, a este hombre que dice sentirse en primer lugar asturiano, y en segundo, texano. Luis Argeo vuelve a documentar, después de AsturiasUS , el alma dividida del inmigrante y el sentir asturiano dentro de los Estados Unidos.
También tenemos esta descripción por parte del director en su blog:
Corsino es un Niño de la Guerra peculiar. A lo largo de su vida atestiguó sus vivencias, recuerdos imborrables, mientras se iba convirtiendo en otra persona. Cole Kivlin ha querido preservar su memoria y recuperar, con el tiempo, una identidad perdida. Él, Cole Kivlin, es el resorte del documental. La película se puede ver desde una perspectiva social e histórica, pero también, y sobre todo, desde una perspectiva humana, la de un llanero solitario en busca de su identidad, la de una voz que quiere hacerse escuchar, la de una narración que preserva la memoria de un tiempo desdeñado. Por eso, no usamos más que sus recuerdos, sus textos y sus documentos personales – fotos, salvoconductos, certificados - para recrear aquellos años turbulentos que tantas veces hemos visto en cine y televisión.

2 comentarios:

Pablo D. dijo...

Soy asturiano.

Más allá de mis inclinaciones políticas, creo que Asturias es especial.

Con un movimiento obrero venido a menos, tuvimos el privilegio de ser el azote del España durante toda la historia. Pioneros en muchas cosas y reacios dejar escapar nuestros principios sin luchar por ellos.

Duros y abruptos, como nuestro precioso paisaje; pero cálidos y amables con todo el que viene de fuera...

Gracias por montrarnos a este director, me voy a poner ahoramismo a ver el documental que nos has citado. (Es una pena que ahoramismo no esté es Asturias para poder disfrutar del estreno en el Festival de Cine de Gijón).

Un saludo!

P.D: Quedas invitada a pasarte por Asturias cuando quieras. Lo disfrutarás.

engrama dijo...

Gracias, Pablo por compartir este retrato tan descriptivo y personal de Asturias y su gente. Espero que un día puedo viajar al norte cuando vuelva a España. Por supuesto habrá que probar una buena sidra donde se sabe mejor!

Espero que nos cuentes de la peli si la ves. Realmente me interesa mucho esta conexión asturiana-estadounidense que explora el director.

Un saludo desde Iowa!
Kathy

Related Posts with Thumbnails